17/8/10

El Misterio de la Abadía

Si alguna vez te has visto en la tesitura de elegir entre "Misterios de Pekin", "¿Quién es quién?" o el "Cluedo" no te preocupes por que lo mejor de cada uno lo tienes en:






FICHA TÉCNICA
-Diseñado por: Bruno Faidutti y Serge Laget
-Publicado por: Days of Wonder (EN) / Edge Entertaiment (ES)
-Precio: 39,95€
-Categoría: Básico

-Jugadores: 3 a 6
-Duración estimada: 120 mins.

-Módulo Vassal: No

¿Recuerdas el videojuego español "La Abadía del Crimen" inspirado en la conocida novela "El Nombre de la Rosa"? Pues con "El Misterio de la Abadía" tienes la oportunidad perfecta de rememorarlo en una sesión con la familia o los amigos ya que se trata de una adaptación muy buena de ambas historias.

Como ya supondréis, el objetivo para cada jugador es descubrir quien ha sido el asesino del hermano Adelmo mientras mediante cartas de Evento, que se irán sucediendo en cada misa, nos veremos obligados a realizar tareas dentro del monasterio (divertidísimo uno de los Eventos que obliga a los jugadores a hablar en gregoriano xD).


Una muestra de la abadía


Para averiguar quien ha sido el asesino debemos preguntar a los otros jugadores o dirigirnos al Parlatorium para descartar sospechosos (condición indispensable antes de poder hacer Acusaciones). También podemos esperar que las cartas de Evento o las que robemos en el Scriptorium o en la Bibliotheca nos faciliten la investigación.


Ejemplo de cartas


Cada jugador tendrá al inicio de la partida una serie de cartas de sospechoso. Cada sospechoso está definido por una serie de rasgos que usaremos para, a la hora de preguntarle a un jugador, acotar nuestra pregunta y condicionar la respuesta para la ayuda de nuestra investigación. Podremos realizar cualquier tipo de cuestión, siempre que no necesite ser respondida con el nombre de un sospechoso. Sin embargo, tan sólo podemos citar hasta dos rasgos del sospechoso de la siguiente lista:
  • Órden a la que pertenece: templarios, franciscanos o benedictinos.
  • Rango: padres, hermanos o novicios.
  • Si lleva capucha o no.
  • Si tiene barba o está afeitado.
  • O bien si es gordo o delgado.

Sin embargo, un jugador al que se le ha hecho una pregunta puede hacer voto de silencio y negarse a contestar pero eso le priva de un beneficio ciertamente importante y es que cuando nos hacen una pregunta a la que respondemos, inmediatamente podemos realizar una pregunta a la que el monje debe contestar obligatoriamente.


He aquí a algunos sospechosos. ¡Nunca confíes en un benedictino!


Una de las gracias del juego es que el jugador que averigüe quien ha sido el asesino no tiene por que ser necesariamente el vencedor. Y es que el juego utiliza un sistema de puntos de victoria para determinar quien ha ganado o no. Este sistema de puntos se basa en lo siguiente:
  • En la Sala Capitular (Capitulum) se pueden hacer Revelaciones o Acusaciones.
  • Las Revelaciones consisten en afirmar que se ha averiguado que el sospechoso posee cierta característica. Ejemplo: El Asesino es un monje sin capucha.
  • La Revelación es apuntada y cuando el juego finalice, se comprueban que jugadores han ido haciendo Revelaciones más o menos acertadas.
  • Una Revelación correcta da +2 puntos de victoria. Una incorrecta cuenta como -1 punto de victoria.
  • La Acusación consiste en afirmar que se ha averiguado quien es el sospechoso.
  • Si el acusado está en la mano de algún jugador este lo muestra y el jugador que ha acusado recibe -2 puntos de victoria y va a hacer penitencia.
  • Si nadie tiene al acusado en mano quiere decir que este es, efectivamente, el asesino y el jugador que ha acusado gana +4 puntos de victoria (como véis es un pellizco grande pero puede quedarse atrás si otro jugador ha seguido un mejor método deductivo haciendo Revelaciones).

Además, otro punto positivo es que los jugadores pueden verse obligados a hacer penitencia (perder el turno) si juegan de forma errónea o ilícita durante el juego. Por ejemplo, si son sorprendidos en las celdas de otro monje, si mueven cuando no les corresponde u otras situaciones de común acuerdo en la mesa de juego.

Finalizando con los componentes del juego, he de decir que hay un par de detalles que me han gustado:
  • El diseño del tablero está muy logrado siendo funcional y a la vez bastante bonito.
  • El detallito de incluir una campanita de verdad para llamar a misa es un punto a favor en la inmersión del juego.
  • Las figuras de los monjes son muy sólidas y resistentes.
  • El bloc donde vienen las hojas para anotar los sospechosos está bien surtido y tardará en agotarse.

Aquí está la caja con sus componentes colocados. La campanilla está en la esquina superior derecha.


No nos engañemos, el juego tampoco es nada del otro mundo pero ayer a las 3:00 de la mañana nos echamos unas buenas risas cuando en la segunda misa nos tocó hablar gregoriano y estuvimos haciendo payasadas con la voz durante casi media hora. El juego no deja de estar pensado para jugarse en familia y para mi es la mejor manera de disfrutarlo. Asi que en definitiva, se trata de un juego que cumple con lo que promete y que entretiene lo suficiente como para que no coja polvo en la estantería pero que tampoco me emociona tanto como para que termine desgastándolo por un uso excesivamente continuado.

Azar: 2 de 5
Ambientación: 4 de 5
Complejidad: 2 de 5
Componentes: 3,5 de 5
Interacción: 5 de 5
Reglamento: 2 de 5
Publicar un comentario